jueves, 5 de enero de 2012

Empresa demandó a un ex empleado por “robarse” seguidores de Twitter


La compañía Phonedog ha demandado a uno de sus ex empleados por quedarse con los 17.000 seguidores de Twitter que tenía cuando trabajaba en la empresa. La compañía reclama 1,9 euros al mes por cada seguidor durante ocho meses, por lo que la cifra asciende a 260.000 euros. Un nuevo caso de propiedad intelectual afecta a los social media. En este caso a Twitter.

En octubre de 2010, el escritor Noah Kravitz dejó su trabajo en un popular portal de telefonía móvil, Phonedog.com, tras casi cuatro años. El empleado, de 38 años, había comenzado a escribir en Twitter bajo el nombre de Phonedog_Noah, y con el tiempo, logró acumular 17.000 seguidores. Cuando Kravitz dejó su trabajo, PhoneDog le confirmó que podía mantener esa cuenta de Twitter a cambio de publicar de vez en cuando en ella.

Sin embargo, ocho meses después, PhoneDog lo demandó, afirmando que se había apropiado de la lista de Twitter de la compañía -considerada como una lista de clientes.La firma aseguró que los costos y los recursos invertidos por ellos para el crecimiento de sus seguidores y el conocimiento de la marca a través de los medios sociales se consideran propiedad de la compañía

 La demanda fue presentada ante la Corte Federal del distrito en California, en represalia por la afirmación de Kravitz de que el 15 por ciento de los ingresos brutos de publicidad del sitio habían sido gracias a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada